Facebook Instagram LinkedIn Youtube

Sub-menú Argan Oil Epigenética

Inlab Medical avanza en la comprensión de los mecanismos del envejecimiento gracias a la epigenética: El último descubrimiento de la Ciencia, que permite influir en el comportamiento de los genes para mejorar su rendimiento.

Peptigenol

Publicado el 09/10/2017 ›

COMBINACIÓN SINÉRGICA DE PÉPTIDOS SINTÉTICOS:

 

3 péptidos sintéticos con las siguientes funciones:

  • Un primer péptido (Acetyl hexapeptide) basado en el factor de crecimiento transformante-b (TGF-b), con un efecto marcado en el rejuvenecimiento de la piel.

Este péptido sintético basado en el TGF-b con un efecto muy marcado en la homeostasis de la matriz extracelular (ECM). La tecnología aplicada en la obtención del péptido  lo hace actuar como un mediador celular que señala ciertas actividades celulares que son necesarias para mantener la apariencia juvenil y saludable de la piel. Algunos investigadores se refieren a TGF-b como un elemento esencial para la producción de colágeno y elastina. También creen que TGF-b puede ser la respuesta para mantener la piel joven indefinidamente.

  • Un segundo péptido biomimético sintético (Acetyl hexapeptide) y sofisticado con un efecto similar a la toxina botulítica tipo A para la disminución de las arrugas gestuales faciales debidas a la contracción de los músculos durante la expresión facial.
  • Un tercer péptido sintético (Palmytoil hexapeptide) que previene el envejecimiento cutáneo por su potente acción inhibitoria frente a las metaloproteasas que son las responsables de la destrucción de la matriz extracelular.

Con todo ello, se consigue un activo extremadamente avanzado con el fin de realizar un gran avance en la tecnología antiedad, tanto a nivel preventivo como a nivel de tratamiento. Esta combinación de péptidos estimula la habilidad de las células para reparar el daño con mayor eficiencia así como estimula la síntesis de colágeno y elastina. En segundo lugar, realza las funciones de reparación o “reconstrucción” aportando a la célula señales precisas a fin de que la célula interprete y ejecute correctamente las instrucciones como si se tratara de una célula joven y sana.

COENZIMA Q10 + VITAMINA E COMBINADAS:

La coenzima Q10 y la vitamina E son los antioxidantes más importantes de la piel. Ambos, estructuralmente estrechamente relacionados entre sí, están contenidos de forma natural en casi en cada célula del cuerpo incluyendo la piel.  La coenzima Q10 es esencial para generar energía (ATP). Junto a la vitamina E forman una defensa contra el ataque oxidativo. Estudios realizados por Quinn et al. [3] demostraron  que ambos antioxidantes lipídicos se integran juntos en el ciclo de regeneración. Una vez que la vitamina E se oxida a su radical tocoferilo puede ser reducida por el Ubiquinol para regenerar Tocoferol como se ilustra en la siguiente figura de regeneración de la Vitamina E:

La aplicación tópica de la combinación de coenzima Q10 y vitamina E ayuda a equilibrar el nivel de antioxidantes endógenos.

 

 

 

VITAMINAS A y F:

 

La vitamina A o Retinol es considerada un activo estrella entre los existentes anti-edad ya que es un ingrediente multifuncional y con importantes aplicaciones no solo en anti-envejecimiento sino también como equilibrador del tono de la piel que permite resultados visibles a las 4 semanas desde la primera utilización.

En envejecimiento (fotoenvejecimiento de la piel) es un proceso complejo cuyas consecuencias visibles: líneas de expresión, arrugas, hiperpigmentaciones, falta de firmeza y de suavidad, continúan siendo la clave para cubrir las necesidades de consumidores en todo el mundo.

La eficacia de retinol es bien conocida y está bien documentada. Descubierto hace más de 80 años, todavía se considera hoy el Gold estándar en la industria cosmética, siendo uno de los mejores aliados de las mujeres en su lucha contra el envejecimiento.

Estudios científicos han demostrado que, a nivel tópico, en la dermis y epidermis, aumenta la producción de colágeno en la piel, estimula la proliferación de queratinocitos y el espesor epidérmico, e inhibe la actividad tirosinasa.

 Los efectos del retinol sobre la apariencia de la piel son realmente impresionantes, mejora visiblemente la apariencia de líneas finas y arrugas, aumenta la firmeza de la piel, la tonicidad y suavidad, e iguala la hiper-pigmentación y las manchas de la edad.

  • Efecto antienvejecimiento /antiarrugas: Estimula la formación de colágeno, reparando la matriz dérmica. Aumenta el recambio celular.
  • Efecto antiacné: Exfolia y regenera. Regula la queratinización al aumentar el recambio celular (impidiendo que se obstruyan los poros).
  • Efecto antimanchas: Exfolia y regenera (al aumentar el recambio celular). Modula la hiperactividad de los melanocitos (manchas)

La vitamina F, no es una vitamina como tal. Se trata de una mezcla de aceites vegetales ricos en ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6, como son el de maíz y rosa mosqueta. No puede ser sintetizada por el organismo y por ello es necesario su aporte externo. La Vitamina F no actúa como otras sustancias activas que reaccionan con otros compuestos como el resto de vitaminas, sino que pasan a formar parte de las membranas celulares como elementos estructurales. Su carencia puede provocar: eccema y obstrucción de los folículos pilosos. Como actividad la Vitamina F tiene la función restauradora de la barrera de la piel. Los ácidos grasos esenciales (AGEs) son componentes importantes de todas las membranas celulares a las que confieren permeabilidad y elasticidad. Estos ácidos desempeñan un papel primordial en la formación de ceramidas, los más importantes lípidos formadores de barrera de la epidermis, y, en consecuencia, son esenciales para la estabilidad y la función de barrera de la piel (Flores Ahumada DA, 2005).

Los AGEs se denominan así ya que el organismo no puede sintetizarlos en las cantidades adecuadas y por lo tanto, deben ser obtenidos del exterior. Las propiedades fisiológicas de los AGEs se deben a que dichos ácidos son capaces de recuperar la integridad de la estructura, así como la función, de la membrana celular. La deficiencia de AGEs produce efectos fisiológicos tales como hiperproliferación de la epidermis, responsable del aspecto escamoso de la piel, pérdida de integridad de la estructura de barrera de la piel (con el consiguiente aumento de la pérdida trans-epidermica de agua). Como resultado de todo ello, se produce una sequedad notable de la piel, eritema, baja capacidad de cicatrización e inflamación. Estos síntomas severos de la piel son reversibles mediante la adición de AGE en la dieta o, aún mejor, mediante la aplicación, a nivel tópico, de estos ácidos. La administración de AGEs mejora y repara la función de barrera de la piel, disminuye la perdida de agua trans-epidérmica y mejora la hidratación. Además, al aumentar el contenido en lípidos, los AGEs también aportan brillo a la piel (Brenner, J. et al., 2004). Así pues la Vitamina F favorece la regeneración de las membranas celulares y los tejidos de la piel. Posee un intenso efecto nutritivo y reparador y mejora significativamente el aspecto de la piel, restaurando su flexibilidad y elasticidad, por lo que resulta muy recomendable para el cuidado de pieles especialmente secas.

 

El artículo ha añadido a favoritos. Le aconsejamos acceder a su cuenta o que se registre como usuario para visualizar desde cualquier dispositivo sus productos favoritos.. Regístrate, clic aquí . Accede a tu cuenta, clic aquí
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR